Blog

Objetos de arte aplicado reproducidos en anuncios y envases: Diseño, derecho de autor y límites a la propiedad intelectual

Un interesante caso danés del que se da cuenta en el blog IPKat (sentencia del TS de Dinamarca de 18/12/2018): ¿Y si una empresa alimentaria o un supermercado utilizan piezas de una vajilla objeto de derecho de autor para promocionar o presentar sus propios productos? ¿Se infringen derechos del autor diseñador cuando en folletos publicitarios o en envases o bolsas se reproduce la imagen de un cuenco u otro recipiente lleno de patatas fritas, cacahuetes o almendras?

Objetos de arte aplicado reproducidos en anuncios y envases: Diseño, derecho de autor y límites a la propiedad intelectual

Quienes sigan el interesante blog “IPKat” (http://ipkitten.blogspot.com/) probablemente conozcan ya esta información. No obstante, para aquellos que no lo sigan o no hayan tenido tiempo de echarle una ojeada, puede resultar de interés dar cuenta de la nota de Annsley Merelle sobre una reciente sentencia del Tribunal Supremo de Dinamarca de 18/12/2018. Protagonizan el caso unas piezas de cerámica destinadas o susceptibles de usarse como vajilla. Nada nuevo. En España también hemos tenido casos de vajillas. Al menos uno, resuelto por sentencia de la AP de Guipúzcoa de 20/4/2009 (ECLI:ES:APSS:2009:331), en la que se que reconocieron derechos de autor sobre la vajilla “Arzak”, diseñada por Andrés Nagel (ya famoso por el caso de la escultura conocida como La patata, instalada en una rotonda y cuyo posible desplazamiento a otro lugar dio lugar a la STS de 18/1/2013, ECLI:ES:TS:2013:371). No obstante, el caso danés presenta especial interés, también por sus efectos prácticos, pues la situación a la que se refiere es enormemente frecuente.

No estaba en cuestión, o al menos se resolvió favorablemente, la condición de “obra” de las piezas de cerámica. Por otra parte la controversia no giraba en torno a la posible copia o imitación de las piezas en cuestión. Lo discutido era el uso de las mismas. Entiéndase, nadie pretendía que los dueños de fondas y restaurantes infrinjan derechos de propiedad intelectual –préstamo por ejemplo- cuando facilitan a sus clientes platos y vasos. El problema era otro, pero sumamente relevante en el caso del arte aplicado. ¿Y si una empresa alimentaria o un supermercado utilizan piezas de una vajilla para promocionar o presentar sus propios productos? ¿Se infringen derechos del autor diseñador cuando en folletos publicitarios o en envases o bolsas se reproduce la imagen de un cuenco u otro recipiente lleno de patatas fritas, cacahuetes o almendras?

No está claro si en el caso danés la demanda la interpusieron el diseñador y la empresa cesionaria de sus derechos sobre las piezas o sólo esta. En cualquier caso, esa fue la controversia que enfrentó a K.H. Würtz con la cadena de supermercados Coop. Para hacerse una idea basta ver esta bolsa de «grissini» o esta otra de edamame; y para quien tenga curiosidad acerca de la cerámica Würtz, aquí está su página:  https://khwurtz.dk/

Como de costumbre, mejor ir a la fuente, aunque seguirá siendo indirecta para la mayoría pues sibien la nota de IPKat está en inglés (http://ipkitten.blogspot.com/2019/02/danish-supreme-court-in-wurtz-v-coop.html), las sentencias sólo están en danés. Aun así, vale la pena incluir un enlace a estas porque en ambas hay una elocuente serie de imágenes que ayudan a centrar perfectamente el problema (para no perder tiempo, vid. la parte final de la sentencia del Supremo)

Con esa base, remitiendo a la nota y –para quien conozca el idioma- a las sentencias, cabe destacar los puntos que parecen más relevantes de la decisión del Tribunal Supremo de Dinamarca:

  1. Como queda dicho, la vajilla o las piezas en cuestión están protegidas por la legislación de diseño pero también por el derecho de autor al tratarse de creaciones “originales” y, por tanto, de “obras”.
  2. La utilización de las piezas en la publicidad o en la presentación de productos constituye una explotación sujeta al consentimiento del autor.
  3. No es de aplicación al caso ninguno de los límites previstos en la legislación danesa de derecho de autor (que, cabe suponer, se ajusta al marco europeo en esta materia y, singularmente, al listado de la Directiva de la Sociedad de la Información, 2001/29/CE).
  4. El Tribunal Supremo danés, sin embargo, considera que, al margen del listado, existe un límite genérico para usos irrelevantes (de minimis), aceptable siempre que supere la prueba de los tres pasos. Se hace casi inevitable recordar aquí la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona en el Caso Megakini o Google Caché (17/9/2008, ECLI:ES:APB:2008:8198), refrendada luego por el Tribunal Supremo, aunque con una argumentación no del todo coincidente (3/4/2012, ECLI:ES:TS:2012:3942).
  5. El límite de mínimis, no obstante, debe interpretarse de forma tan restrictiva que, de hecho, la mayoría de las utilizaciones controvertidas no pueden ampararse en él.
  6. El resultado final es la condena de Coop a indemnizar a Würtz por la infracción de los derechos de reproducción y puesta a disposición del público (entendiendo por tal, como en España, cualquier forma de explotación, incluyendo la distribución y la comunicación pública).
  7. También se denunciaba la vulneración del derecho moral (por la forma en la que se habían usado las piezas), pero la sentencia –al parecer- no habría entrado en la cuestión