Blog

Nueva Cuestión ante el TJUE. Asunto C-13/20 (Caso “TOP SYSTEM”). Descompilación por parte del adquirente legítimo de un programa de ordenador, para corregir errores que afectan a su normal funcionamiento

Procedente de la “Cour d’appel de Bruxelles”, a mediados del pasado enero, entró en el TJUE una nueva cuestión prejudicial, cuyo origen está en un conflicto entre la empresa “Top System SA” y el Estado Belga. No hay información disponible…

Procedente de la “Cour d’appel de Bruxelles”, a mediados del pasado enero, entró en el TJUE una nueva cuestión prejudicial, cuyo origen está en un conflicto entre la empresa “Top System SA” y el Estado Belga. No hay información disponible (o al menos no la he podido localizar) sobre la controversia. El caso tiene ya referencia asignada en la base de datos CURIA: C-13/20. Sin embargo, aún no constan allí las preguntas formuladas. Las tomo de la base del Gobierno Británico (References to the Court of Justice of the European Union, 2020). Se refieren a la interpretación de la  Directiva 91/250/EEC de 14 de mayo de 1991 sobre la protección jurídica de los programas de ordenador. (DPO, versión original, v.o.) Así consta en el texto de la pregunta aunque esa Directiva ya no está vigente y ha sido sustituida por la Directiva 2009/24/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009 , sobre la protección jurídica de programas de ordenador (Versión codificada)  (DPO, v.c.)

Ello no afecta, sin embargo, al contenido de la pregunta, referida a los límites (excepciones y limitaciones) aplicables a los derechos de propiedad intelectual sobre programas de ordenador.

Según el art. 5.1 DPO, v.o. (excepciones a los actos sujetos a restricciones): “Salvo que existan disposiciones contractuales específicas, no necesitarán la autorización del titular los actos indicados en las letras a) y b) del artículo 4 cuando dichos actos sean necesarios para la utilización del programa de ordenador por parte del adquirente legítimo con arreglo a su finalidad propuesta, incluida la corrección de errores”. Los actos aludidos son: “la reproducción total o parcial de un programa de ordenador por cualquier medio y bajo cualquier forma, ya fuere permanente o transitoria. Cuando la carga, presentación, ejecución, transmisión o almacenamiento de un programa necesitan tal reproducción del mismo, estos actos estarán sujetos a la autorización del titular del derecho” [art. 4,a) DPO v.o.]; y “la traducción, adaptación, arreglo y cualquier otra transformación de un programa de ordenador y la reproducción de los resultados de tales actos, sin perjuicio de los derechos de la persona que transforme el programa de ordenador” [art. 4,b) DPO v.o.]. El texto del art. 5.1 DPO v.c. es idéntico al que se ha transcrito, con la única diferencia de que, actualmente, el art. 4 DPO v.c. tiene dos apartados y por tanto, no se alude a los actos de las letras a) y b) sino a los del “apartado 1, letras a) y b)”.

Aunque, según consta en la base Curia, el idioma del procedimiento es el francés, en la fuente utilizada para esta información las preguntas constan en inglés. Son las siguientes (subrayado añadido):

 1. Is Article 5(1) of Council Directive 91/250/EEC of 14 May 1991 on the legal protection of computer programs to be interpreted as permitting the lawful purchaser of a computer program to decompile all or part of that program where such decompilation is necessary to enable that person to correct errors affecting the operation of the program, including where the correction consists in disabling a function that is affecting the proper operation of the application of which the program forms a part?

2. In the event that that question is answered in the affirmative, must the conditions referred to in Article 6, or any other conditions, also be satisfied?

El art. 6 DPO  es el que se refiere al vidrioso asunto de la “descompilación”. Tampoco ha habido cambios en su redacción. Salvo en lo relativo al “apartado 1” del art. 4 DPO v.o., ambos textos son idénticos.