Saltear al contenido principal

Blog

El caso o batalla del queso

Como sabéis, estamos pendientes de saber si el sabor de un queso puede alcanzar la  condición de obra protegida. El asunto está pendiente ante el TJUE con el número C-310/17. Provisionalmente le pusimos la etiqueta “Levola”, aunque creo que nos acordaremos mejor si nos referimos a él como “el caso del queso”.

Como es notorio, el gran tema, desde hace tiempo pero también en los últimos días, es el tormentoso recorrido de la Propuesta de Directiva sobre el Mercado Único Digital (https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=CELEX%3A52016PC0593).

En muchos lugares en Internet, tanto institucionales como “de parte”, puede encontrarse abundante información. Sin ir más lejos en varios de los blogs habituales: IPKat, Kluwer, 1709. Puede bastar la breve explicación del pasado 5/7 publicada en este último bajo el título “Reformas estancadas”. Os copio un párrafo: “The battle to update the EU’s copyright laws, the first since 2001, has sparked fierce lobbying from opponents to the  led by internet giants such as Google and free specch advocates (see our previous post), with the backing of celebrities such as Stephen Fry and Tim Berners-Lee, and those in favour of the plans such as film companies and record labels and artistes who included the former Beatle, sir Paul McCartney and James Blunt. The cultural and creative sectors, and rights owners will be more than disappointed. Anders Lassen, president of the European Grouping of Societies of Authors and Composers who backed the rule changes, said the vote was a “missed opportunity” […]” (el texto íntegro, no mucho más extenso en: http://the1709blog.blogspot.com/2018/07/breaking-news-eu-copyright-reforms-stall.html).

La batalla del queso se reanudará en septiembre. Entre tanto, podemos relajarnos con debates más ligeros –aunque en el fondo no tanto- que ya se han abierto camino hasta el Tribunal de Justicia. Como sabéis, estamos pendientes de saber si el sabor de un queso puede alcanzar la  condición de obra protegida. El asunto está pendiente ante el TJUE con el número C-310/17. Provisionalmente le pusimos la etiqueta “Levola”, aunque creo que nos acordaremos mejor si nos referimos a él como “el caso del queso”. Únicamente tenemos disponibles las preguntas: http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?text=&docid=193587&pageIndex=0&doclang=ES&mode=lst&dir=&occ=first&part=1&cid=22868.

No obstante, ya se ha producido la vista y contamos con un excelente resumen de los argumentos de los litigantes y de otros intervinientes. Según explica Eugénie Coche (del IVIR), que asistió a la vista el pasado 4/6/2018, los argumentos y posiciones serían los siguientes (texto completo en: http://copyrightblog.kluweriplaw.com/2018/06/26/heksnkaas-cjeu-end-cheese-war-beginning-new-copyright-era/)

A favor (entre otros): El concepto de obra es abierto; el medio de expresión o lenguaje expresivo es irrelevante; no hay sentidos “de primera” (oído, vista…tacto) y sentidos de segunda (gusto y olfato);  la “subjetividad”, que sin duda existe en la apreciación de los sabores, se da en relación con cualquier otra creación; hay grandes y reconocidos “autores” como Ferrán Adrià; la “incapacidad” para describir o definir los olores y sabores no es un argumento en contra de la protección.

En contra (entre otros): La protección no sería en realidad uniforme en toda la UE; el sabor no encaja en el sistema de derecho de autor o propiedad intelectual; no hay “diccionario” para describir los sabores; muchas excepciones, como la de cita, serían inaplicables; la subjetividad es extrema (varia con las personas, el momento del consumo, el lugar…); la lista del Convenio de Berna es exhaustiva, al menos en el sentido de que claramente no incluye “tipos de obra” relacionados con el gusto y el olfato; no hay espacio para la “originalidad”; los eventuales pleitos serían una pesadilla.

Entre los intervinientes algunos no tomaron partido, aunque señalaron los muchos problemas que habría que resolver en caso de una respuesta afirmativa (Holanda). Otros se mostraron claramente en contra (Francia, con experiencia en materia de perfumes y olores; también el Reino Unido). La Comisión, por su parte, parece alinearse asimismo en contra, aunque con menos radicalidad en las formas.

Según consta en la página del Tribunal, las conclusiones del Abogado General están anunciadas para el próximo 25 de julio.

Volver arriba