Blog

Derechos de autor, licencias concedidas por entidades de gestión e IVA: Conclusiones del AG en el caso “Suflet de Roman” (C-501/19, UCMR-ADA c. “Suflet de Roman”)

En el caso de la compensación por copia privada, los titulares del derecho de reproducción no son «prestadores de servicios» a quienes pagan el canon, a efectos de IVA. Sí lo son, en cambio, los titulares del derecho de comunicación pública cuando, a revés de una entidad de gestión, conceden licencias para el uso de sus obras

El pasado 1 de octubre se dieron a conocer las Conclusiones del AG en el asunto C-501/19 (Caso Suflet de Roman / Alma Rumana). En el blog se dio cuenta de su planteamiento en agosto pasado. El caso aparece en CURIA con la etiqueta “Fiscalidad” y, en efecto, ese el tema, concretamente el IVA. Pero, como cabe suponer, su interés no se agota en esta –no obstante importante- cuestión. A la espera de la sentencia y con tanto con que los tiempos no suelen ser muy largos, nos limitaremos aquí a una sumaria información sobre el caso y las Conclusions del AG

El litigio de origen enfrentaba a una entidad de gestión rumana (UCMR-ADA, equivalente a nuestra SGAE) y la asociación “Suflet de Roman” (“Alma Rumana) por las facturas giradas a esta última con ocasión de un espectáculo en el que se había utilizado, con licencia, música cuyos derechos administraba la entidad citada. La cuestión giraba en torno a cuál era el servicio o servicios a los que debía aplicarse el IVA. ¿Son los titulares de derechos “prestadores de servicios” a efectos del impuesto? ¿Y qué consecuencias tiene la intervención de una entidad de gestión, en su doble relación con los usuarios y con aquellos cuyos derechos administra?  Las preguntas del TS rumano eran las siguientes:

«1)      Los titulares de derechos sobre obras musicales ¿prestan servicios en el sentido de los artículos 24, apartado 1, y 25, letra a), de la Directiva [sobre el IVA], en favor de los organizadores de espectáculos de los que las entidades de gestión colectiva perciben, en nombre propio pero por cuenta de tales titulares, sobre la base de una autorización de tipo licencia no exclusiva, una remuneración por la comunicación pública de obras musicales? 

2)      En caso de respuesta afirmativa a la primera cuestión prejudicial, si cuando las entidades de gestión colectiva perciben remuneraciones de los organizadores de espectáculos por el derecho de comunicación pública de obras musicales actúan como sujetos pasivos en el sentido del artículo 28 de la Directiva sobre el IVA y están obligadas a emitir facturas que incluyan el IVA con cargo a los organizadores de espectáculos de que se trata; y si cuando se les distribuyen las remuneraciones, los autores y demás titulares de derechos de autor sobre obras musicales deben, a su vez, emitir facturas que incluyan el IVA con cargo a la entidad de gestión colectiva.»

(A) Primera cuestión: Los titulares de derechos son prestadores de servicios.- El origen de las dudas, en cuanto a la primera cuestión, estaba en los criterios aplicados por el TJUE al resolver el Caso SAWP (STJUE 18/1/2017, C-37/16), relativo a la compensación por copia privada. En  aquella ocasión, el TJUE concluyó que: “La  Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, en su versión modificada por la Directiva 2010/45/UE del Consejo, de 13 de julio de 2010, debe interpretarse en el sentido de que los titulares de derechos de reproducción no realizan una prestación de servicios, a efectos de aquella Directiva, a los productores e importadores de soportes vírgenes y de aparatos de grabación y de reproducción de los que las sociedades de gestión colectiva de derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor perciben, por cuenta de esos titulares, pero en su propio nombre, el canon por la venta de tales aparatos y soportes”.

¿Debía aplicarse el mismo criterio en el caso de licencias concedidas por los titulares del derecho de comunicación a través de las entidades de gestión? El AG entiende que no, por tratarse de situaciones diferentes. Por tanto, en el caso “Suflet de Roman” los titulares del derecho de comunicación –autores o cesionarios- sí serían prestadores de servicios.  A diferencia de lo que sucedía en el caso SAWP (compensación por copia privada), en “Suflet de Roman” hay un acto propiamente de autorización. Cuando el pago deriva de una imposición legal (compensación por copia privada) los titulares del derecho de reproducción no pueden considerarse “prestadores de servicios” a los deudores. Sí, en cambio, cuando les conceden una licencia para la explotación de los derechos de los que son titulares. De ahí la conclusión y consiguiente propuesta al TJUE:

El conjunto de estos elementos me lleva a proponer al Tribunal de Justicia que se responda a la primera cuestión prejudicial que los artículos 2, apartado 1, letra c), y 25, letra a), de la Directiva sobre el IVA deben interpretarse en el sentido de que los titulares de derechos de autor sobre obras musicales prestan servicios que consisten en una cesión de un bien incorporal en favor de un usuario final, en el presente asunto los organizadores de espectáculosque están autorizados para comunicar estas obras al público, aun cuando la remuneración a cambio de dicha autorización sea percibida por una entidad de gestión colectiva en su propio nombre(pfo.  83)

 Como asunto menor, por si alguien tuviera que recordar alguna vez que la compensación por copia privada, lejos de indemnizar daños ilícitos, compensa daños lícitos, podrá usar las Conclusiones del AG en “Suflet de Roman”… para criticarlas, pues en ellas se comete el pequeño desliz de decir que el TJUE habría afirmado en el  caso SAWP “que [el] canon tenía por objeto financiar la compensación equitativa del perjuicio causado «por la vulneración de derechos» de reproducción” (pfo. 37 Conclusiones AG, Caso “Suflet de Roman”), cuando en realidad lo que dijo el TJUE en SAWP fue que: “la compensación equitativa no constituye la contraprestación directa de una prestación, puesto que está vinculada al perjuicio causado a esos titulares por la reproducción de sus obras protegidas, efectuada sin su autorización”, que no es exactamente lo mismo (vid. pfo. 30 de la sentencia SAWP)

(B) Segunda cuestión: las consecuencias de la intervención de la entidad de gestión.- Dando por supuesta la respuesta afirmativa a la primera cuestión, esto es, sobre la base de que se entienda que, en efecto, los titulares son prestadores de un servicio, se trata ahora de saber qué consecuencias tiene que el derecho se recaude y reparta a través de una entidad de gestión. En palabras del AG, hay que “calificar, a efectos de la tributación por el IVA, las relaciones jurídicas existentes entre la UCMR — ADA y, por una parte, los usuariosde los derechos de comunicación pública de obras musicales, así como, por otra parte, los titularesde estos derechos, que prestan sus servicios con la mediación de la UCMR — ADA” (pfo. 59). Tras su análisis, relativamente extenso, la conclusión del AG y su propuesta al Tribunal, es la siguiente:

El artículo 28 de la Directiva 2006/112 debe interpretarse en el sentido de que siempre que una entidad de gestión colectiva medie en su propio nombre, pero por cuenta de titularesde derechos de autor sobre obras musicales, en la percepción de las remuneraciones que se les deben como contrapartida por la autorización para explotar públicamente sus obras, se considera que tales titulares prestan este servicio a la entidad de gestión colectiva y que dicha entidad presta el mismo servicio al usuario final. En tal caso, la entidad de gestión colectiva emitirá facturas en su propio nombre con cargo al usuario final, en las que figurará la totalidad de las cantidades pagadas por este último, incluido el IVALos titulares de derechos de autor deberán emitir facturas que incluyan el IVA por el servicio prestado correspondiente a la remuneración, con cargo a la entidad de gestióncolectiva a efectos de la deducción de dicho impuesto”  (pfo. 83)