Blog

Caso Syed, STJUE19/12/2018, C‑572/17.- Derecho de distribución: venta, oferta de venta y almacenamiento para la venta

En el caso Syed, de cuyas Conclusiones se dio cuenta hace poco en este Blog, se discutía un aspecto un tanto inédito del derecho de distribución. El Sr. Syed es un comerciante con un establecimiento abierto en Estocolmo. En él vendía objetos o prendas de ropa que infringían derechos de propiedad intelectual (derechos de autor). Las dudas se referían al alcance de la noción de distribuir. Distribuir es vender. También lo es la simple oferta de venta en un establecimiento comercial, aunque la venta aun no se haya materializado. Ahora bien, ¿para medir el alcance de la infracción, del daño y de la indemnización, hay que incluir también el género almacenado ? EL TJUE entiende que sí, «siempre que las mercancías almacenadas estén destinadas efectivamente a la venta en el territorio del Estado miembro» en el que el objeto afectado por la infracción está protegido. La distancia entre el lugar de almacenamiento y el de venta no sería a estos efectos un factor decisivo.

Caso Syed, STJUE 19/12/2018, C‑572/17.- Derecho de distribución: venta, oferta de venta y almacenamiento para la venta

http://curia.europa.eu/juris/document/document_print.jsf?docid=209343&text=&dir=&doclang=ES&part=1&occ=first&mode=lst&pageIndex=0&cid=2878222

I. El conflicto:

El Sr. Syed regentaba un comercio minorista en Estocolmo (Suecia) en el que vendía prendas de vestir y accesorios que portaban motivos relativos a la música rock. Además de los productos puestos a la venta en la tienda, el Sr. Seyd guardaba mercancías de este tipo en un almacén contiguo y en otro situado en Bandhagen (Suecia), que se encuentra a las afueras de Estocolmo. Consta que la tienda del Sr. Syed se abastecía con regularidad de mercancías procedentes de esos almacenes”. (pfo. 10). “Ha quedado acreditado que la venta de muchas de esas mercancías vulneraba marcas y derechos de autor” (pfo. 11)

a) Tribunal de apelación de Estocolmo.- Según este tribunal, almacenar no sería distribuir. Sólo habría distribución en caso de venta efectiva o puesta en venta. En este sentido, en su sentencia “estimó que el Sr. Syed solo había infringido la Ley […] por lo que se refiere a las mercancías que se encontraban en su tienda, y no en relación con las mercancías depositadas en los almacenes” Ese órgano jurisdiccional estimó que, si bien el Sr. Syed había almacenado esas mercancías con la finalidad de venderlas, no podía considerarse que las hubiera puesto a la venta o distribuido al público” (pfo. 13)

b) Tribunal Supremo: Dudas y Cuestión prejudicial

Ante el Tribunal Supremo el Sr. Syed “alegó que, conforme a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, para que una oferta para la venta constituya una infracción del derecho de distribución[…], es necesario un comportamiento activo dirigido al público con el fin de transferir cada objeto concreto. No puede considerarse que la compra y el almacenamiento de mercancías constituya un comportamiento activo de este tipo” (pfo.15). El Tribunal no tenía el asunto claro y consultó al TJUE sobre el alcance del concepto de distribución.

c) Cuestiones: (1ª)  “Cuando en una tienda se ofrecen ilícitamente a la venta mercancías con motivos protegidos, ¿puede concurrir una violación del derecho exclusivo de distribución del autor, establecido en el artículo 4, apartado 1, de la Directiva 2001/29, también respecto a las mercancías con motivos idénticos que se encuentran en almacenes de la persona que ofrece a la venta las mercancías?”; (2ª) “¿Tiene alguna relevancia que las mercancías se encuentren en un almacén contiguo a la tienda o en otro lugar?”

d) La sentencia del TJUE

1. La venta implica distribución, pero este concepto es más amplio: “el Tribunal de Justicia ha observado que la distribución al público se caracteriza por una serie de operaciones que incluyen, cuando menos, la celebración de un contrato de venta” (pfo. 22).

2Venta, oferta de venta y actos previos; entre ellos el almacenamiento, para la venta: del término «cuando menos» empleado por el Tribunal de Justicia, se deduce que no cabe excluir que existan operaciones o actos que precedan a la conclusión del contrato de venta que puedan estar comprendidos también en el concepto de «distribución»” (pfo. 23). Así sucede no solo con la “venta” sino también “en el caso de una oferta contractual de venta que vincula a su autor” (pfo. 24). En el mismo sentido: “Si bien la realización de la venta no es un elemento necesario para caracterizar una vulneración del derecho de distribución, sí debe probarse, en todo caso, a estos efectos, que las mercancías de que se trate están efectivamente destinadas a ser distribuidas al público sin la autorización del titular del derecho, en particular mediante una puesta a la venta, en un Estado miembro en el que la obra se encuentre protegida” (pfo. 27)

3. El almacenamiento, depende. El almacenamiento de mercancías que incluyen obras protegidas puede ser un indicio de que se destinan a la venta.  Sin embargo: “No cabe excluir que todas o una parte de las mercancías almacenadas en circunstancias como las del asunto principal no estén destinadas a ser vendidas en el territorio del Estado miembro en el que esté protegida la obra colocada sobre esas mercancías, aun cuando dichas mercancías sean idénticas a las que se ofrecen a la venta en la tienda del comerciante” (pfo. 33).

4. Algunas indicaciones.- De acuerdo con la sentencia, le toca decidir al tribunal nacional. El TJUE no obstante considera útil proporcionarle algunas indicaciones: “Deben tomarse en consideración todos los elementos que puedan demostrar que dichas mercancías están almacenadas con el objetivo de ser vendidas en el Estado miembro” (pfo. 38). En concreto, “la distancia entre el lugar de almacenamiento y el lugar de venta puede constituir un indicio para demostrar que las mercancías consideradas están destinadas a ser vendidas en ese lugar de venta”. Sin embargo “ese indicio no puede ser decisivo por sí solo” (pfo. 39). Ahora bien “dicho indicio puede tomarse en consideración en un examen concreto del conjunto de los elementos que puedan ser pertinentes, como, por ejemplo, el abastecimiento regular de la tienda con mercancías procedentes de los almacenes de que se trata, datos contables, el volumen de ventas y de pedidos en relación con el volumen de las mercancías almacenadasy los contratos de venta en curso” Pfo. 39)

5. Fallo: “El artículo 4, apartado 1, de la Directiva 2001/29/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de mayo de 2001, relativa a la armonización de determinados aspectos de los derechos de autor y derechos afines a los derechos de autor en la sociedad de la información, debe interpretarse en el sentido de que el almacenamiento por un comerciante de mercancías que portan un motivo protegido por un derecho de autor en el territorio del Estado miembro de almacenamiento puede constituir una infracción del derecho exclusivo de distribución, tal como se define en esa disposición, cuando dicho comerciante ofrece para la venta en una tienda sin autorización del titular de dicho derecho de autor mercancías idénticas a las que almacena, siempre que las mercancías almacenadas estén destinadas efectivamente a la venta en el territorio del Estado miembro en el que se encuentra protegido dicho motivo. La distancia existente entre el lugar de almacenamiento y el lugar de venta no puede constituir, por sí sola, un elemento decisivo para determinar si las mercancías almacenadas están destinadas a la venta en el territorio de ese Estado miembro